¿Cuándo se produce un delito de revelación de secreto profesional?

El secreto profesional es el deber de confidencialidad que el profesional le debe a su cliente. Se trata de salvaguardar la intimidad de las personas físicas, por ello está íntimamente ligado a la protección de datos y a otro tipo de prerrogativas como el derecho de defensa, la libertad de expresión, etc., dependiendo del campo en el que lo apliquemos.

Definición de vulneración de secreto profesional

La vulneración del secreto profesional es la ruptura que, como profesional, se tiene con respecto al deber de sigilo. Esta obligación es la que te ofrece las garantías de que puedas solicitar un servicio adecuado contando el problema que te haya surgido.

En muchas profesiones, el alcance de esta solución conlleva la transmisión de una información secreta. La doctrina entiende que el deber de confidencialidad es unánime, por lo que debe incluirse en los diversos códigos deontológicos de modo que se aplique correctamente a cada ámbito concreto.

¿Cuándo es delito?

No todo aquel que difunda un secreto tuyo está cometiendo un fraude. Para cometer un delito de revelación de los secretos profesionales, en primer lugar, tienes que formar parte de un colectivo profesional. Además, dicho secreto tiene que estar vinculado a la información del cliente que sea considerada como íntima. Por tanto, el delito se restringe a una relación profesional en su ámbito más estricto.

Por tanto, para que vulnerar un secreto sea delito, lo primero que debe cumplirse es que estés frente a un confidente que, debido a su profesión y al servicio que te presta, sea necesario. La labor de este profesional debe llevar implícita en acceso a datos pertenecientes a tu ámbito más íntimo.

Por tanto, la profesión debe tener sus estatutos profesionales y tiene que requerir el cumplimiento de dicho deber de secreto. A su vez, la información que hayas transmitido, y que se haya vulnerado, deberá haberse realizado en el ejercicio en sí de la profesión, ya sea ajena o propia, y la comunicación deberá haber sido profesional.

revelación del secreto profesional

Consecuencias legales

Romper este tipo de secretos acarrea sanciones graves. No solo en el ámbito laboral debido a su código deontológico, sino también de tipo administrativo o incluso penal.

Consecuencias en el ámbito de la protección de datos

Con la implantación del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) a través de la Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales (LOPDGDD), los datos de las personas físicas han adquirido una protección mucho más amplia. Si tus datos se están tratando por profesionales, por cuenta ajena o propia, se podrá vulnerar igualmente tu derecho a la intimidad, que es donde se incluye el derecho a la protección de datos. Dicha protección tiene un amplio espectro de protección que acarreará sanciones, además de penales, muy cuantiosas de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

Los abogados deben respetar el secreto profesional, porque no de otro modo podrían proteger los derechos e intereses de sus clientes. En este caso, el secreto tampoco es absoluto. La Corte Constitucional ha dicho que un abogado puede revelar lo que le ha confiado su cliente, en caso de que con ello evite la comisión de un delito.

imagen