Cómo impacta el compliance en los derechos fundamentales

La responsabilidad penal que se puede exigir a las empresas si a través de ellas se comete algún tipo de delito, ha dado lugar a que el compliance gane cada vez más protagonismo. Sin embargo, es posible que no te haya pasado desapercibido el hecho de que un exceso de celo en el cumplimiento de la normativa puede ocasionar una vulneración de derechos fundamentales.

¿Qué es el compliance?

Es un programa de cumplimiento que sirve para detectar y prevenir posibles riesgos legales que están relacionados con la actividad empresarial. El objetivo es ajustar el funcionamiento de la empresa al marco legal vigente. Por eso, dentro de esta serie de buenas prácticas puedes encontrar reguladas materias tan diversas como la protección de datos, las conductas abusivas o la protección del medio ambiente.

Estas normas identifican posibles vulneraciones de la legalidad que se pueden dar en el desarrollo de la actividad normal de la empresa y establecen medidas para evitar que esas vulneraciones se conviertan en una realidad. Esto implica limitar en cierta medida la libertad de actuación de los empleados. Pero, ¿puede esa limitación llegar a afectar a un derecho fundamental?

El necesario respeto a los derechos fundamentales

Si uno de los objetivos de estas normas que estamos analizando es garantizar que la conducta de los empleados de una empresa no constituirá un delito o una infracción administrativa, está claro que no tiene sentido que sea la propia normativa la que limite los derechos de los trabajadores.

Sin embargo, la realidad nos demuestra que el compliance puede llegar a colisionar con los derechos de carácter fundamental. No es lo habitual, pero ocurre cuando se quiere aplicar la normativa con un exceso de celo. Hay tanto interés en conseguir una actuación impecable por parte de los empleados que es la propia normativa interna de funcionamiento la que acaba vulnerando derechos.

Aquí tienes un ejemplo. Esto puede ocurrir si se establece un sistema de investigación interna frente a posibles infracciones que suponga una vulneración del derecho a la intimidad de la persona investigada. En un caso así, existe tanto interés en depurar responsabilidades que no se ha tenido en cuenta que, al hacerlo, se está vulnerando un derecho catalogado por la propia Constitución como fundamental.

compliance y derechos fundamentales

¿Qué ocurre si se produce esa vulneración de derechos?

Pasa lo que algunos califican como efecto bumerán. Retomando el ejemplo anterior, si en el curso de una investigación interna por posible vulneración de las normas de la empresa se ha atentado contra un derecho fundamental del trabajador, los datos obtenidos no servirán de nada.

Esto quiere decir que la información no podrá utilizarse en un juicio y un despido que podría haber sido claramente procedente, pasa a ser contrario a la ley.

Además, este tipo de conductas causan un efecto pernicioso sobre toda la plantilla. Como te habrás imaginado, una vez que se sabe que ciertas actuaciones de la empresa vulneran derechos, empieza a extenderse la desconfianza entre los trabajadores.

¿Cómo evitar este tipo de situaciones?

Para los expertos, la clave es hacer una buena regulación de la normativa interna de la empresa y de los procedimientos a aplicar para supervisar el cumplimiento de las normas, utilizándolos de conformidad con la legislación vigente y evitando un exceso de celo.

Incluso si aplicas todas las precauciones posibles puede ocurrir que, al final, algunos derechos resulten vulnerados. En caso de ser así, hay que tomar medidas para restituir al afectado en sus derechos y hacer los ajustes necesarios para que no vuelva a ocurrir.

El compliance debe ser estricto para ser efectivo, pero solo en su justa medida. Recuerda que contar con especialistas en la materia es la mejor forma de garantizar buenos resultados para la empresa y la máxima protección a los derechos de sus empleados.

imagen