Ten cuidado con las aplicaciones móviles de tus hijos

El uso de las TIC forma un papel importante en la actualidad. No solo se usan para el mero entretenimiento, sino que también tienen relevancia en las escuelas. Hay que tener en mente una serie de cuestiones antes de darles a los pequeños una herramienta digital. Existen muchísimas apps infantiles, pero pueden suponer un riesgo. En este artículo de Gesprodat, reflexionamos sobre esta realidad patente.

¿Cuáles son los peligros de las apps para niños?

Internet es inmenso y alberga muchos espacios de riesgo para los más pequeños. Hay infinidad de aplicaciones para descargarse y, si los padres no llevan un control de qué se descargan, puede ocasionar problemas a la larga. Entre ellos, que sea de pago y eso incremente la factura al siguiente mes o que caigan en comunicaciones no deseadas.

Un buen ejemplo de lo anterior son los juegos online. En muchos de estos, se pueden entablar conversaciones en directos, lo que puede desencadenar situaciones de ciberacoso o bullying. Según los expertos, todo esto puede generar, a la larga, problemas psicológicos. Entre ellos, ansiedad, trastornos de la alimentación o depresión.

Por otro lado, no debemos olvidar que muchas aplicaciones implican un registro previo. En este, ya están proporcionando información personal, como el nombre y los apellidos o, incluso, la fecha de nacimiento. Todo ello, por no hablar de las redes sociales, que son lugar de retos tan virales como peligrosos (y absurdos). Sin duda, un ambiente que debe estar supervisado constantemente.

Las redes sociales, por su parte, tienen un peso importante en la sociedad y cada vez se empiezan a usar a edades más tempranas. Los niños tienden a publicar su vida en este tipo de plataformas sin ni siquiera saber quién puede estar viendo la información. Este problema va más allá si hablamos de la falsificación de identidad por parte de adultos con malas intenciones.

Mención aparte merece el caso de YouTube Kids, una supuesta versión infantil de la red de contenidos multimedia. Cuando decimos «supuesta», nos referimos a la proliferación de vídeos violentos o de extrema crueldad en este portal. Esto ha hecho que la aplicación haya sido objeto de fuertes críticas.

¿Cómo tomar precauciones?

Hay aplicaciones de control parental que permiten controlar el dispositivo de los más pequeños mediante acceso remoto. Para ello, se instala un software de supervisión en ese terminal y en el de los padres. En consecuencia, ambos quedan vinculados y puedes controlar qué están haciendo tus hijos o qué ven en la pantalla.

Por otro lado, también puedes autorizar la descarga de una nueva aplicación o, incluso, establecer un horario para el uso del smartphone o tablet. Esto último va más allá de superar los peligros de las apps para niños. De esta forma, pretendes mostrarles cómo hacer un uso adecuado de las redes.

Hay que tener en cuenta que los niños son, como muchos expertos los denominan, «nativos digitales». Por ello, suelen estar atentos a cómo usan los padres esas apps para controlar sus dispositivos. En consecuencia, podrían aprender fácilmente a saltarse esos controles, sobre todo, a partir de ciertas edades. ?

En resumen, las tecnologías de la información son un arma de doble filo. Si no se hace un uso correcto de estas, puede haber múltiples problemas. En cuanto a las apps infantiles, como ya te comentamos anteriormente, deben estar totalmente supervisadas por los tutores legales, puesto que no siempre son aptas para este público.