¿Por qué es tan importante el secreto empresarial?

Los secretos empresariales son uno de los activos más importantes de cualquier organización actual. Si gestionas una empresa habrás comprobado el coste de desarrollar procedimientos, tecnologías u operativas más efectivas que las de la competencia. Y es razonable que quieras proteger esta inversión. ¿Cómo puedes hacerlo?

Qué se consideran secretos en la empresa

El secreto empresarial es aquella información que una compañía clasifica como reservada debido a la ventaja competitiva que le aporta.

Muchas personas consideran que este tipo de secretos son los que permiten a una empresa producir o fabricar determinados bienes. Sin embargo, ese concepto encajaría mejor en el concepto de patente.

En realidad, el concepto de secreto empresarial nace para cubrir aquellos elementos integrantes de la estrategia empresarial que no quedaban cubiertos por los conceptos de propiedad industrial (patentes) ni intelectual (derechos de autor).

Gracias a esta nueva categoría, tu empresa puede proteger elementos que hasta ahora quedaban descubiertos, com informes estadísticos o vuestro propio know how.

Los únicos requisitos para que estos secretos se consideren como tales a nivel legal son:

Que efectivamente resulten relevantes para la compañía. Así, la ley no ampara cuestiones poco trascendentales, sino que se prepara para proteger aquellas piezas de información que realmente puedan afectar a la compañía.

Que, como empresario, adoptes todas las medidas a tu alcance para proteger esta información sensible. Por tanto, resulta aplicable el principio de proactividad, y deberás diseñar protocolos de confidencialidad si quieres que tus secretos corporativos queden a salvo.

Tipos de secretos empresariales

Aunque no se trata de una categorización legal, la mayoría de los expertos diferencian entre:

Secreto comercial. Es aquella información que aporta un valor añadido a la empresa. Gracias a poder explotarla, la compañía mejora su posición en el mercado, por lo que los competidores querrían poseerla para poder aplicarla a sus respectivos negocios.

Secreto industrial. Se trata de conocimientos técnicos relacionados con la producción y la explotación de determinados bienes o servicios. Propiamente deberían quedar cubiertos por el derecho de propiedad industrial, por lo que hay que entender esta tipología muy restrictivamente.

Probablemente fuera mejor clasificar la información conforme al conjunto normativo que le sirve de escudo. Así:

– Son objeto de propiedad intelectual las obras literarias, artísticas o científicas. Estas quedan protegidas por el mero hecho de su creación.

– Son objeto de propiedad industrial las patentes, los modelos de utilidad y determinados certificados. Para protegerlos debes iniciar el procedimiento de solicitud de patente.

– Son objeto de secreto empresarial los elementos no cubiertos por estos conceptos, como el know how de la empresa o los datos que analiza para optimizar su operativa. Para que queden protegidos hay que tomar las cautelas necesarias e impedir que terceros no autorizados puedan acceder a ellos.

El impacto de un secreto empresarial en tu competitividad

Evidentemente, los secretos en la empresa son una de las piezas clave de la competitividad. Si la competencia puede copiar tu operativa es difícil que consigas destacar en el mercado.

La confidencialidad, elemento clave

Por eso la confidencialidad es un elemento cada vez más importante en las prácticas empresariales. Por medio de pactos de secreto empresarial y protocolos de protección de secretos conseguirás monopolizar las prácticas más útiles de tu empresa.

La nueva ley de secretos empresariales

La Ley 1/2019 se promulgó para proteger los secretos en la empresa. Se trata de una norma moderna, cuya operativa es afín al principio de proactividad y deja en tus manos, como empresario, la definición de qué elementos son sensibles y cómo debes protegerlos.

Si tomas las medidas adecuadas, la nueva ley te ofrece la posibilidad de emplear acciones civiles que hasta ahora quedaban limitadas a otros ámbitos jurídicos, como la defensa de la competencia. Por tanto, para que la ley resulte aplicable deberás elaborar y seguir un protocolo de secretos empresariales.

imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://gesprodat.com/wp-content/uploads/2019/10/Secretos-empresariales.jpg);background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 550px;}