Más de una década de compliance en pymes españolas

En junio de 2020 se cumplieron 10 años de uno de los cambios legislativos más importantes en materia penal, ¿lo recuerdas? La Ley Orgánica 5/2010 sobre la reforma del Código Penal introdujo en nuestro ordenamiento jurídico la responsabilidad penal de las empresas, lo que dio lugar al desarrollo de normas de prevención de delitos en las corporaciones. Más de una década después, ¿cómo está el compliance en las pymes españolas?

Responsabilidad penal de las pymes españolas

Hasta que no entró en vigor esta norma que hemos mencionado, las empresas no tenían ninguna responsabilidad en los delitos cometidos por sus trabajadores. Con el cambio legislativo, se produjo un gran desarrollo del compliance penal.

Estas medidas de aplicación dentro de la empresa tienen como misión prevenir los delitos y establecer medidas de control y de vigilancia. Todo ello con el objetivo de mantener a la compañía a salvo de la responsabilidad penal por actos que puedan cometer sus empleados o administradores.

La importancia del compliance en las pymes españolas

En un principio, las pymes españolas pensaban que la adopción de estas medidas era solo una tendencia que pronto se olvidaría, pero el tiempo ha demostrado que no ha sido así.

De hecho, cuando se detecta la posible comisión de un delito y puede haber responsabilidad por parte de una empresa, lo primero que hace el Ministerio Fiscal es pedir el plan de compliance penal.

Si la empresa carece de él, los administradores pueden estar seguros de que acabarán sentados en el banquillo para depurar su posible responsabilidad.

 

compliance en pymes españolas

El compliance más allá del ámbito penal

Es posible que en la compañía en la que trabajas haya normas de compliance de diferentes ámbitos: penal, laboral, de protección de datos, etc. Esto se debe a que las pymes se han tomado el tema en serio. Aunque cuentan con menos recursos para establecer medidas de buen gobierno, de sostenibilidad y de lucha contra la corrupción, la mayoría de ellas están haciendo todo lo posible para convertirse en modelos a seguir.

Los avances en materia penal son importantes. Según los últimos estudios llevados a cabo, un 88 % de las pequeñas y medianas empresas españolas tienen un encargado de este tipo de medidas. Además, un 92 % cuentan con un procedimiento interno propio para investigar denuncias, y el 75 % poseen un canal específico para que los empleados puedan presentar denuncias si han notado alguna irregularidad.

En lo que respecta a las políticas de buen gobierno, un 74 % de las empresas encuestadas dan formación a sus empleados sobre la aplicación del código de conducta, y un 88 % cuentan con su propio código de conducta.

La sostenibilidad parece ser uno de los retos de cara al futuro. Aunque un 84 % disponen de un plan de sostenibilidad y un 81 % hacen una buena gestión de los residuos y labores de reciclaje, solo un 67 % han implantado medidas de control de consumo de agua.

Las pymes ante el futuro del compliance

A pesar de que se han hecho muchos avances en poco tiempo, has de saber que todavía queda mucho camino por recorrer. Uno de los retos más inmediatos es conseguir que los modelos de prevención de delitos, las prácticas de buen gobierno y las políticas de sostenibilidad se vuelvan más sencillos.

El objetivo es que las normas sean mucho más fáciles de comprender, puesto que esto ayudará a los empleados a cumplirlas. Lo ideal sería que el documento que contiene la normativa no superara las 50 páginas.

Como has podido comprobar, el compliance en las pymes españolas ha avanzado rápido y bien, pero todavía tiene margen de mejora. La concienciación de los empresarios sobre las bondades de estas medidas es el primer paso para seguir avanzando.

imagen