Las gafas inteligentes están en el punto de mira en materia de protección de datos

Las gafas inteligentes llevan años intentando convertirse en el gadget tecnológico de moda. Tras el fiasco de las Google Glass, ahora parece que son las gafas de Facebook las que están en entredicho por una posible vulneración de la privacidad de las personas, algo que afecta directamente a la protección de datos.

Varias agencias internacionales encargadas de velar por la aplicación del RGPD ya se han mostrado contrarias al uso de las Ray-Ban Stories en la calle. La AEPD todavía no se ha pronunciado al respecto, pero esto se debe sencillamente a que, como ya sabrás, estas gafas no se venden en España.

¿Cuál es el problema con las gafas de Facebook?

Google invirtió mucho tiempo, dinero y esfuerzo en crear las gafas inteligentes Google Glass, pero, una vez que estas se empezaron a usar, surgieron los problemas, porque el dispositivo era capaz de captar imágenes en vídeo de cualquier persona sin que esta lo supiera.

Es cierto que con un smartphone también existe la posibilidad de que alguien grabe a otras personas sin su consentimiento. La diferencia es que, desde fuera, podemos ver si alguien está haciendo una grabación y, en consecuencia, tomar medidas.

Sin embargo, si alguien camina por la calle con unas smart glasses, no podemos saber a simple vista si está grabando.

Para acabar con este problema, que fue el que dio al traste con el proyecto de las Google Glass, lo que se ha hecho en el modelo Ray-Ban Stories es incorporar una luz LED en la esquina de la montura que permanece encendida mientras el dispositivo está grabando.

El problema es que no está del todo claro que este indicador sea suficiente para poner sobre aviso al resto de personas de que pueden estar siendo filmadas.

problemas gafas inteligentes

A las entidades de protección de datos no les gustan las Ray-Ban Stories

La polémica está servida y el funcionamiento de las gafas de Facebook ya ha sido objeto de estudio por diferentes entidades encargadas de velar por la protección de los datos de carácter personal.

Tanto la Irish DPC como la Garante per la protezione dei dati personali han emitido comunicados en los que muestran su preocupación con respecto al funcionamiento de este gadget.

Ambas entidades coinciden al pensar que el sistema de aviso de que la grabación está en marcha quizá no sea todo lo visible que debería. La luz LED es tan pequeña que, en muchos casos, pasará desapercibida.

Además, hay muchas personas que no tienen conocimiento sobre cómo funcionan este tipo de dispositivos, así que no sabrán que el LED encendido les está avisando de que las gafas están en modo grabación.

Lo que han hecho las agencias encargadas de velar por la protección de datos en Irlanda e Italia es pedirle a Facebook que justifique que ha hecho suficientes pruebas para demostrar que el LED de aviso cumple su función y que las gafas no son, en ningún caso, un medio para obtener imágenes de otros sin su consentimiento.

El problema para la privacidad se extiende

Son muchos los que creen que este tipo de dispositivos pueden acabar generando problemas. Y es un tema que habrá que resolver lo antes posible, porque ya hay muchas compañías tecnológicas que están apostando por convertir a las smart glasses en el próximo objeto de deseo de los amantes de los gadgets tecnológicos.

Ya está a la venta el modelo Snap, además de que Xiaomi ha presentado un prototipo de gafas con cámara. Se trata de un artículo que llegará al mercado de forma masiva, así que hay que evaluar bien su funcionamiento.

Las gafas inteligentes parecen el futuro, una nueva forma de acceder a toda nuestra información online. Pero también suponen un riesgo para la privacidad y eso no puede pasarse por alto.

imagen