La fórmula de la Coca-Cola

El secreto empresarial puede rebajar la competencia a las empresas, ya que, aunque vendan un tipo de producto similar, nunca será igual del todo. A continuación, te explicamos uno de los ejemplos más legendarios de esta alternativa, la fórmula de la Coca Cola.

El secreto de la Coca-Cola

Hay un pensamiento popularizado de que es mejor la protección del secreto industrial vía registro, ya que, de este modo, la seguridad jurídica es mayor. Lo mismo ocurrió con los ingredientes de la Coca-Cola, entre los cuales se encuentra el cilantro, la cafeína, conservantes y uno más que recibe el nombre de 7X y que nadie conoce. Aunque solo aporta un 1 % de la composición, resulta determinante para su sabor, ya que, en teoría, es lo que la distingue del resto de bebidas del mercado.

Has de saber que la empresa prefirió tener un gran secreto industrial en lugar de elegir la opción de la propiedad intelectual, la cual tiene el defecto de ostentar solo carácter declarativo y no constitutivo. Esta modalidad siempre hace referencia a una innovación que no puede entrar dentro del terreno de la propiedad intelectual en sí. Con respecto a esta última, debemos señalar que de poco le serviría al autor si se demuestra que, con anterioridad, ya existía una obra casi idéntica a la que se quiere divulgar.

¿Por qué muchas empresas prefieren el secreto industrial?

Una de las principales razones para elegir esta alternativa es que la exclusividad que te aporta no caduca. La perdurabilidad en el tiempo fue probablemente el motivo principal para proteger la fórmula de la Coca-Cola mediante secreto industrial, pero también hay otra ventaja. Esta modalidad admite cláusulas que mantengan en secreto los principios de su intervención, además de establecer amplios márgenes porcentuales imprecisos, como podría ocurrir, por ejemplo, en su composición.

Por otro lado, a pesar de que, como puedes ver, el secreto industrial te proporciona ciertas ventajas, también puede tener inconvenientes. Uno de los más destacados es su fragilidad. No has de olvidar que estos secretos, al no estar registrados, son mucho más vulnerables. En este sentido, la forma más eficaz que pueden tener las empresas para hacer frente a este factor de riesgo es la implementación de diversas políticas empresariales, como la de seguridad de la información o la de protección de datos en la compañía.

secreto empresarial

La protección de datos en el secreto industrial

Lo más importante a la hora de implantar una política empresarial que resulte efectiva para proteger los secretos industriales es que sea integral en lo que se refiere a protección de datos y a la seguridad de la información. Por tanto, deberá estar enfocada a todo tipo de ámbitos: gestión de la información, personal de la empresa, proveedores, sistemas informáticos, videovigilancia, telecomunicaciones, etc.

Algunos ejemplos en materia de protección de datos serían tener un registro de incidencias o llevar a cabo un estricto control del acceso a la documentación. Por otra parte, se deberían limitar las obligaciones del personal, ya que sus funciones podrían poner en su mano el secreto empresarial que se custodia.

Recuerda que también hemos de controlar la autenticación, la distribución de soporte, el proceso de almacenamiento y traslado de la información, las funciones del responsable de seguridad, las copias de respaldo y la custodia de documentos.

En definitiva, el secreto empresarial es la opción elegida por importantes compañías debido a sus posibles cláusulas de blindajes y a la durabilidad de su exclusividad. No obstante, no olvides que estas cláusulas no son lo suficientemente fuertes para luchar contra la vulnerabilidad del secreto industrial si no se implantan políticas adecuadas, como la de seguridad de la información o la de protección de datos en la empresa.

imagen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 100px;}