Haz respetar tu derecho a la desconexión laboral

La pandemia que el coronavirus provocó trajo consigo muchos cambios en la forma de vivir. Uno de los mayores fue el apogeo del teletrabajo como la manera perfecta de cuidar la salud a la vez que se mantenía en funcionamiento el mercado laboral y económico. Esta forma de trabajar aportó muchísimos beneficios a los trabajadores pero, ¿todo son ventajas o han salido perdiendo?

El derecho a la desconexión laboral

Los trabajadores cumplen con sus funciones mientras dure su jornada laboral. Pero, una vez acabada esta, todos tienen derecho a volver a sus vidas para ocuparse de sus familias, de sus aficiones o de ellos mismos. Es justo que puedan disfrutar de su tiempo libre como deseen.

A esto se le llama derecho a la desconexión laboral. Este es un derecho que ha visto revolucionada su importancia en los nuevos tiempos de la conexión constante a Internet, ya que el teletrabajo dificulta la separación entre la vida laboral y la personal.

Resulta obvio que el teletrabajo ofrece grandes ventajas. Permite a los padres y a las madres conciliar mejor, se ahorra más dinero y más tiempo porque se eliminan los desplazamientos y se cuida más del medio ambiente.

El problema surge cuando tus superiores deciden interrumpir tu tiempo libre con preguntas o exigencias relacionadas con el trabajo. Esta es la gran desventaja, tanto para los asalariados como para los directivos. Es conocida como la esclavitud tecnológica y consiste en la utilización de los aparatos informáticos para exigir una disponibilidad permanente a favor de la empresa.

desconexión laboral

Un derecho no respetado

La Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo (Eurofound) declaró que las personas que teletrabajan son el doble de propensos a superar las 48 horas de trabajo en una semana, tener períodos de descanso insuficientes e, incluso, de trabajar en su tiempo libre.

Tanto es así que la Inspección de Trabajo se ha visto en la obligación de aclarar que, según la normativa, se considera infracción grave enviar correos o WhatsApp a empleados fuera de su jornada laboral. Portugal ha acabado por prohibir por ley el contacto de las empresas con los trabajadores fuera del horario de trabajo para zanjar este problema.

Las empresas tienen que entender que esta petición no es un mero capricho. La desconexión es vital para ti por tu salud mental, pero también para la empresa porque mejorará tu productividad y rendimiento.

Un sistema de desconexión digital

El pasado mes de julio se aprobó una nueva ley para regular el teletrabajo. En esta nueva norma se establece la obligación de fijar horarios, de llevar un registro de la jornada y de respetar los periodos de descanso. Dos novedades importantes son el derecho a un horario flexible, que permite al empleado ponerse de acuerdo con su empresa para organizar su jornada, y el empujón al derecho a la desconexión limitando las comunicaciones empresariales durante los periodos de descanso y el respeto a la duración máxima de la jornada laboral.

Uno de los principales obstáculos para que este derecho sea realmente efectivo es que la gran mayoría de las empresas no cuentan con planes de acción para favorecer una desconexión real.

Por esta razón, muchas voces ya apuntan a la necesidad de articular un sistema de desconexión digital que permita reconocer los derechos personales de los trabajadores sin interferir en el funcionamiento de la empresa. Esto puede conseguirse a través de una política interna que impulse la formación y la sensibilización de todas las partes.

En Gesprodat hemos trabajado con nuestros clientes para articular un protocolo de desconexión digital. ¿Quieres saber cómo? No dudes en escribirnos y te informaremos.

imagen