Guía rápida para chequear si cumplimos la seguridad del RGPD

La mayoría de las empresas quieren cumplir al pie de la letra con las medidas de seguridad del RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Sin embargo, no siempre son capaces de hacerlo por falta de conocimientos o de recursos. Este es el motivo por el que realizar procesos de control y verificación es tan importante. Solo así es posible saber si lo están haciendo bien o no. En Gesprodat queremos ahondar en esta cuestión para ofrecerte las mejores soluciones al respecto.

¿Por qué debemos controlar el cumplimiento de la seguridad RGPD?

Hay muchas razones. La primera de ellas es que, si no proteges adecuadamente los datos personales de tus clientes, trabajadores y proveedores, no ofrecerás confianza ni fiabilidad. Esto es algo que, irremediablemente, afectará a tus cifras de negocio. Piensa en el daño que para la imagen de tu empresa puede suponer cualquier ciberataque exitoso.

Y si esto no te acaba de convencer, piensa en las sanciones derivadas del incumplimiento de las medidas de seguridad del RGPD. Su cuantía dependerá de la gravedad de la infracción:

  • Infracciones leves. Son las que suceden de manera más habitual. Hablamos, por ejemplo, de no realizar correctamente los trámites de inscripción en el Registro General de Protección de Datos. Las multas oscilan entre los 900 € y los 40 000 € en este caso.
  • Infracciones graves. Un supuesto práctico sería el de tratar datos personales sin haber obtenido previamente el consentimiento explícito del sujeto. Las multas por este tipo de incumplimientos van desde los 40 001 € hasta los 300 000 €.
  • Infracciones muy graves. Utilizar métodos fraudulentos para recopilar datos personales es un incumplimiento del RGPD muy grave. Cada una de estas infracciones conllevan multas de entre 001 € a 20.000.000 € o el 4% de la facturación anual (la cuantía que sea mayor).

Solo debes pensar en el impacto que pueden tener estas sanciones en el bienestar económico de tu negocio. Probablemente, si tienes una pyme, una infracción muy grave puede llevarte al cierre, así que es mejor que no te la juegues.

Decálogo para cumplir con el RGPD

Dicho esto, ya podemos adentrarnos en nuestro decálogo de protección de datos. Si la respuesta a todas las preguntas que vamos a formular es “sí”, puedes estar seguro de que cumples con la legislación vigente en la materia:

  1. ¿Has analizado los riesgos de seguridad inherentes a los datos personales que manejas?
  2. ¿Posees una política de seguridad de obligado cumplimiento dentro de tu empresa?
  3. ¿Tienes sistemas de encriptación de los datos personales de tus clientes, trabajadores y colaboradores?
  4. ¿Revisas cada poco tiempo tus políticas y procedimientos de privacidad para estudiar la implantación de nuevas medidas de seguridad?
  5. ¿Cuentas con la tecnología suficiente como para detectar intrusiones e intentos de acceso ilícito a tus sistemas?
  6. ¿Podrías usar la información recogida por estos sistemas como pruebas en un juicio?
  7. ¿Conoces cuáles son tus necesidades exactas a la hora de realizar copias de seguridad?
  8. ¿Haces copias de seguridad que te permitan recuperar la información perdida en caso de que haya algún problema informático?
  9. ¿Controlas al 100 % el acceso de los trabajadores y demás colaboradores a los datos personales almacenados por tu empresa?
  10. ¿Tus trabajadores tienen formación básica en materia de ciberseguridad?

En definitiva, tener en cuenta los aspectos de seguridad del RGPD es fundamental por muchas razones. La primera de ellas es transmitir confianza a tus clientes, pero tampoco nos podemos olvidar de la importante cuantía de las sanciones por incumplimiento. Así que, si quieres que tu negocio cumpla perfectamente con todo lo previsto en este reglamento, revisa el decálogo anterior. Te será de mucha ayuda para determinar si realmente lo estás haciendo bien o si aún te queda trabajo por hacer.