¿Es legal dejar un paquete a un vecino sin consentimiento del destinatario? 

Dejar un paquete a un vecino si no estás en casa, ¿es una acción correcta del proveedor? El auge del comercio online ha multiplicado los envíos activos, por lo que es normal que algunos destinatarios no estén en casa. Analizamos la legalidad de esta acción en Gesprodat.

United Parcel Service España, una sanción ejemplar

Lo que a nivel vecinal parece una actuación lógica y amable, legalmente no siempre es así. La entrega sin consentimiento de un paquete a un vecino vulnera el Reglamento General de Protección de Datos.

Recientemente, la Agencia Española de Protección de Datos ha sancionado por ello a la compañía UPS (United Parcel Service España) con 70 000 euros. ¿El motivo? Haber incumplido los artículos 5.1 f y 32 del RGPD.

Todo sucedió de manera aparentemente natural. Alguien solicitó a Media Markt un producto. Cuando el repartidor de UPS no lo encontró en su domicilio, decidió dejarlo en la vivienda de una vecina. Lo hizo, esta es la clave, sin previo aviso y sin habérselo comunicado al cliente. Es decir, sin su conocimiento ni su consentimiento expreso.

Durante sus alegaciones, UPS explicó que el contrato firmado con Media Markt incluye esa posibilidad. Por ello, la responsabilidad del tratamiento de datos era de la tienda, no suya.

Sin embargo, la AEPD estableció que United Parcel Service había incumplido los artículos 5.1 y 32 del RGPD. Se la consideró culpable de violación del principio de integridad y confidencialidad, porque cedió los datos del reclamante, sin su conocimiento, a un tercero. En este caso, la vecina.

¿Cuándo no es legal dejar el paquete a un vecino?

Posiblemente, pienses que esta es una cuestión menor y que, entre vecinos, hacerse favores es normal. No obstante, nadie tiene derecho a decidir por los demás en términos de privacidad. ¿Y si el producto solicitado es confidencial o quieres que nadie sepa que lo usas? Como destinatario debes tener, al menos, la capacidad de decidir si prefieres recibir el paquete ese día o salvaguardar su privacidad.

Los repartidores, pues, han de saber que no pueden decidir si dejan el paquete a un vecino. El cliente tiene la última palabra para que entregar un pedido a los vecinos llegue a ser legal.

¿Cómo actuar para validar legalmente las entregas vecinales?

En la práctica, está solución simplifica y agiliza la gestión de entregas de pedidos. Además, al no tener que volver se reducen los costes, por lo que a las empresas les interesa aplicarla. Frecuentemente, los propios destinatarios también ven con buenos ojos esta fórmula.

Ahora bien, ¿cuándo y cómo es legal hacerlo? Siempre dejará de serlo cuando se efectúa la entrega sin consentimiento. La AEPD indica que el consentimiento debe de ser demostrable por parte del responsable. Por ello, realizar una llamada al destinatario para pedir instrucciones sobre cómo actuar y qué hacer con el paquete no es el método más adecuado, ya que no se da constancia por escrito.

Para cumplir con la legalidad, el cliente ha de notificar al comercio las condiciones de entrega de su paquete para que la compañía de transporte sea conocedora de ellas. A su vez, las empresas de distribución y mensajería habilitan un espacio web para incluir las instrucciones de entrega. De hecho, dicha opción está operativa incluso si el paquete ya está en reparto. Así, el cliente expresa sus preferencias, las cuales quedan archivadas y adquieren validez legal.

El fundamento de legalidad al dejar un paquete a un vecino es, por lo tanto, muy claro. Siempre ha de estar autorizado por el destinarlo o resultará ilegal.