El importante papel del compliance laboral en las empresas

Para las empresas es fundamental cumplir con la legalidad, tanto de puertas hacia fuera como de cara a sus relaciones con los empleados. Por ello, ya habrás notado que el compliance ha ganado peso en los últimos años.

Cada vez son más las organizaciones que elaboran manuales internos tendentes a conseguir una mayor adaptación a la normativa vigente, lo que reduce el riesgo de recibir multas.

¿Qué es el compliance laboral?

Se trata de un conjunto de normas y buenas prácticas que buscan prevenir y gestionar el riesgo en las compañías, lo que evita que se produzcan incumplimientos normativos en las diferentes actividades que realizan a diario.

Dentro de él se distinguen dos fases diferenciadas. La primera afecta a aquello que tiene que hacer la empresa para cumplir con sus obligaciones sustantivas, relacionadas básicamente con las políticas y la gestión de recursos humanos. La segunda fase se centra en los empleados y el personal de dirección, y establece las obligaciones que deben cumplir todos ellos.

Al final, lo que busca el compliance laboral es que las prácticas internas que lleves a cabo dentro de tu empresa se ajusten a la legalidad vigente en cada momento y mejoren, a la vez, el clima laboral para que trabajar en tu compañía sea mucho más agradable para tus empleados.

El compliance, bien entendido, no debe ser una carga extra para una empresa y sus empleados, sino un elemento que ayude a que el trabajo se desarrolle de la mejor forma posible y a que todo el mundo se sienta a gusto.

compliance laboral

¿Por qué es tan importante el compliance a nivel laboral?

En nuestro ordenamiento legal, la responsabilidad de las personas jurídicas, es decir, de las sociedades y otras entidades, siempre había estado muy limitada. Sin embargo, la reforma del Código Penal de 2015 trajo consigo la inclusión de la responsabilidad penal de las personas jurídicas.

Es decir, que ante un incumplimiento de la legalidad en una empresa, se pueden tomar medidas directamente contra la persona jurídica (sus administradores) y no solo contra los directivos.

Esta situación ha hecho que, ahora, los empresarios estén más preocupados que nunca por ajustarse a la legalidad a todos los niveles. El compliance laboral es una buena forma de asegurarte de que cumples con la normativa y de que todos tus empleados, tengan el nivel que tengan, también lo hacen.

Ventajas del compliance laboral: evitarás multas y demás

Como te hemos dicho antes, la implantación de estas normas de cumplimiento interno y de buenas prácticas da lugar a que el ambiente de trabajo mejore. En consecuencia, tus trabajadores estarán más comprometidos con la organización y se volverán más productivos.

Por otro lado, con este tipo de medidas prevendrás los incumplimientos legales, lo que te ayudará a evitar posibles multas por parte de la Inspección de Trabajo. También reducirás el riesgo de incurrir en una infracción penal y de que se te exija responsabilidad.

Hay otra ventaja especialmente importante. Las empresas que se preocupan por el cumplimiento de la legalidad, en este caso la normativa laboral, son muy bien valoradas a nivel social. Es decir, que mejoran su reputación y esto hace que lo tengan más fácil a la hora de atraer y retener el talento.

Si tu empresa aplica correctamente la normativa laboral, estará al día en el cumplimiento de sus obligaciones con la Seguridad Social, respetará los derechos de los trabajadores, conseguirá hacer una buena selección de personal, mejorará la ciberseguridad y trabajará en aras de conseguir la igualdad entre hombres y mujeres.

Como puedes comprobar, el compliance es, en definitiva, una herramienta muy útil en la prevención de sanciones, pero todavía es más útil cuando se trata de mejorar el funcionamiento interno de la empresa y su aportación a la sociedad.

imagen