El derecho al testamento digital

Los datos personales pueden permanecer de forma indefinida después de que una persona fallezca. El testamento digital permite evitar este tipo de eventualidades y dirimir qué se desea hacer con los archivos digitales y perfiles de redes sociales. Es conveniente contar con compañías como Gesprodat que pueden indicar cómo hacerlo.

¿Qué es el testamento digital?

El testamento digital es el documento en el que se especifica claramente cómo se va a distribuir el legado digital de una persona cuando esta fallezca. Por otra parte, también se incluyen disposiciones referidas a los perfiles públicos en redes sociales o a la presencia en motores de búsqueda.

Aunque la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) puede actuar de oficio ante determinadas situaciones, conviene dejar claro qué se quiere eliminar y a quién encomendar esta cuestión. No en vano, es importante señalar que esta información permite tomar la decisión de una forma consciente y útil.

Este testamento puede firmarse por separado o junto con el documento que se encargará de determinar la distribución del patrimonio del fallecido.

¿Qué tipos de testamento digital hay?

Los testamentos digitales pueden ser de dos tipos, o bien de emergenciadetallado. Al igual que en el otro tipo de testamento, el documento se va a otorgar ante notario y este dará fe de su validez. Hay algunas diferencias en función de las características y la finalidad que es bueno conocer.

¿Qué es el testamento de emergencia?

El primero se utiliza para dar solución a aquella información más sensible que hay que recuperar. Lo habitual es que este documento se firme cuando no hay tiempo para hacer una disposición de bienes más completa o compleja.

Como mínimo, este documento tienen que incluir las cuentas de correo electrónico, los archivos digitales de fotografías y las cuentas bancarias. Se trata, en definitiva, de que contenga la información imprescindible que no se puede perder.

¿Qué es el testamento detallado?

El testamento detallado cuenta con una información más amplia y se utiliza cuando no se desea dejar ningún cabo suelto. Además de la información de cuentas de correo, archivos digitales fotográficos y cuentas bancarias, constan las redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram), tarjetas de crédito y servicios.

Es importante recordar que el testamento también se referirá a los dispositivos de hardware, desde CPU a tabletas, memorias USB o teléfonos móviles. Los dispositivos contienen gran parte de la información personal, de manera que también es importante regular esta cuestión.

Este documento se puede firmar cuando hay tiempo para indicar con todo lujo de detalles cómo asignar este patrimonio.

¿Cuáles son los derechos de los internautas?

Los derechos de los internautas han sido blindados, en parte, con el artículo 96 de la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales (Ley 3/2018). Este artículo consagra el derecho a que las personas realizan su testamento digital cuando así lo deseen.

La idea es clara, que aquellas personas que deciden disponer de su patrimonio digital lo puedan hacer. Eso sí, hay que señalar que hay un cierto vacío legal en lo referente al registro del documento. El consejo para evitar situaciones embarazosas es hacer el mismo tratamiento que se haría con un testamento convencional.

Otro aspecto importante es que la persona que realiza el testamento puede nombrar a un albacea para que se encargue de ejecutar todas las decisiones que ha tomado. Es importante recordar que, en algunos casos, el proceso durará varios meses.

¿Qué pasos hay que dar para hacer el testamento?

El primer paso que hay que dar es recopilar toda la información sobre claves y accesos personales a cuentas u otros elementos. Con estos datos, se podrá redactar el documento porque hay que incluir esa información.

En segundo lugar, es necesario redactar un borrador. Si se dispone de tiempo, el consejo que se da es que sea lo más completo posible e indique cómo se gestionará cada cuestión relacionada con datos personales. Es bueno asesorarse con una consultora de protección de datos.

Por otra parte, hay que nombrar a un albacea (o varios) que se encarguen de realizar las gestiones que las personas deseen. En su caso, también se puede indicar que sea el heredero, el que se encargue de gestionar todo el patrimonio.

Finalmente, el almacenamiento del testamento es el aspecto más importante. El mejor consejo que se puede dar es que se registre ante notario para que no haya ningún tipo de problema.

Conclusión

El testamento digital es el documento que garantiza que todo el patrimonio en esta área será administrado por quien se desea y de la manera que se considere oportuna. Esta es la razón por la que es muy importante organizar esta cuestión cuanto antes para evitar problemas o mala imagen social. Una consultoría especializada en protección de datos puede proporcionar el asesoramiento y la información necesarias.

imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 100px;}