¿Cómo usan los ciberdelincuentes tus datos?

La protección de datos es un tema que nos preocupa a todos. Porque sabemos que los ciberdelincuentes siempre están al acecho para hacerse con nuestra información personal. Pero ¿para qué quieren realmente los datos? ¿Qué pueden hacer con ellos?

Tus datos valen mucho dinero

Tu DNI, tu correo electrónico, las contraseñas de tus redes sociales… aunque no lo creas, toda tu información privada tiene un valor muy elevado en el campo de la delincuencia digital.

Buena prueba de ello es que las brechas de seguridad están a la orden del día. Incluso entidades tan fuertes como Facebook han tenido que reconocer que los datos de sus usuarios han podido quedar expuestos a terceros en alguna ocasión.

La información vale dinero porque es la puerta para ganar todavía más dinero. De hecho, lo que buscan los delincuentes digitales suele ser obtener un rédito económico de los datos sustraídos. Ya sea utilizándolos en su propio beneficio o vendiéndoselos a terceros.

¿Qué hacen los ciberdelincuentes con tus datos?

Ya hemos visto que lo que hacen es ganar dinero, ahora vamos a explicar las diferentes formas en las que pueden lograrlo.

Suplantación de identidad

La suplantación implica que alguien se hace pasar por ti. En el mejor de los casos, el delincuente se hará pasar por ti en tus redes sociales y, como mucho, su actuación afectará a tu reputación y te puede causar algún problema con amigos o familiares hasta que se descubra lo que está pasando.

En el peor de los casos, que es el más habitual, se hará pasar por ti y contratará servicios y comprará productos a tu nombre. Haciendo que tú seas el responsable de abonar las deudas que haya contraído.

Creación de perfiles falsos para estafar

Con frecuencia, los ciberdelincuentes se hacen con las contraseñas de las redes sociales de sus víctimas para robar sus fotos. Luego las utilizan para crear perfiles falsos en aplicaciones de búsqueda de pareja y canales como Instagram u OnlyFans, con el objetivo de obtener dinero de personas a las que estafan.

Llevar a cabo acciones de ingeniería social

La ingeniería social consiste en obtener datos de una empresa manipulando a usuarios legítimos. El delincuente podría suplantar la identidad de alguien que a ti te parece de confianza y aprovechar para sacarte información importante sobre tu negocio o la empresa para la que trabajas.

Como puedes imaginar, los datos obtenidos valen mucho más que los personales. Se pueden vender a un tercero o, directamente, exigir un “rescate” a la empresa a cambio de devolverlos.

Venta de los datos a terceros

En muchos casos el ciberdelincuente no se complica demasiado una vez que tiene los datos, lo que hace con ellos es venderlos a un tercero. Este los utilizará con algunos de los fines que hemos visto, intentando así ganar dinero.

¿Se puede evitar el robo de datos?

Podemos prevenirlo y mantenernos a salvo si aplicamos medidas tendentes a la protección de datos. Por ejemplo, mantener siempre los dispositivos tecnológicos y sus apps actualizados a la última versión del software.

Utilizar un antivirus de calidad y verificar siempre las direcciones de los enlaces y anuncios que veamos. Así como no revelar información confidencial y no hacer pagos en sitios que no nos parezcan del todo seguros. Por supuesto, recuerda cambiar las claves de todos tus servicios online con asiduidad y no compartirlas públicamente.

Aunque seas una persona totalmente anónima, tus datos personales y la información que hay en tus redes sociales pueden llegar a valer mucho dinero. Protégelos de la mejor forma posible y, si crees que habido una vulneración, toma medidas para minimizar los daños.