Acoso laboral y compliance: ¿por qué todo el mundo debe cumplir estas normas?

El acoso laboral y el compliance van muy relacionados, ya que esta conducta debe mirarse desde el punto de vista penal. Este tipo de situaciones generan una situación difícil a causa del miedo del trabajador, tanto a su propia integración en el ámbito laboral como a sufrir daños morales o físicos o, incluso, a perder su puesto de trabajo. Erradicar el mobbing es una importante función de las empresas, también de las pequeñas y medianas.

Acoso laboral y compliance

El compliance significa cumplimiento normativo y es la herramienta más eficaz en todas las empresas, de cualquier tamaño, para poder reducir problemas como el acoso laboral, el cual está categorizado como psicosocial. Actualmente, el compliance cumple un importante papel en este ámbito, puesto que de la propia organización se puede derivar la responsabilidad penal, de acuerdo con los artículos 31.bis, 129 y 318 del Código Penal. Como sabrás, en el acoso laboral es fundamental la prevención, así como la elaboración de una resolución global una vez que se detecta el hecho delictivo.

Cómo debe gestionar la empresa el acoso

El mobbing es el fenómeno más común en empresas, tanto en las grandes como en las pequeñas y medianas. Si tienes una pyme, sabrás que este tipo de negocios en ocasiones disponen de menos recursos para implantar medidas efectivas, ya que se desenvuelven en un entorno laboral un poco más íntimo. Una de las herramientas más útiles es el canal de denuncias. Sin embargo, lo ideal es contar con un gerente encargado o con un compliance officer que te asesore legalmente ante las posibles herramientas en las situaciones de acoso dentro de una organización.

Resulta de gran relevancia crear una protección integral enfocada a las víctimas de mobbing y a los denunciantes, y el aspecto más importante es brindarles una protección suficiente, por lo que debes hacer todo lo posible porque las denuncias no tengan ningún tipo de represalias, de ahí la importancia de la anonimidad. A partir de aquí, como empresa deberás brindar al trabajador una protección suficiente, pues este tipo de situaciones suponen un perjuicio para el interés público.

acoso laboral

Compliance y mobbing: canales de denuncia

Los canales de denuncia son aquellos a través de los que las personas que sufren acoso laboral pueden comunicñarselo al responsable del complimiento normativo. Es así como se establece la relación entre compliance y mobbing. La organización tendrá conocimiento de la situación de acoso mientras que el empleado mantiene por completo su anonimato. Esto surgió con la idea de un buzón físico, sin embargo, lo más común ahora es gestionar un software interno.

El anonimato de este canal es uno de sus aspectos más interesantes, ya que permiten que el denunciante no sea la propia persona que sufre acoso, ya que las víctimas no se atreven en ocasiones a comunicarlo por miedo a represalias. Con el canal de denuncia, la responsabilidad no se encuentra tan solo en el trabajador que sufre el acoso. El canal de denuncia es así una herramienta muy valiosa a la hora de controlar ágilmente este tipo de acciones y preservar la privacidad de las víctimas del mobbing en su entorno laboral.

El acoso laboral y el compliance constituyen causa y solución, respectivamente, de este tipo de situaciones desagradables en las pequeñas y medianas empresas. Uno de los métodos que encontrarás más efectivos es el de los canales de denuncia, ya que además de asegurar que la denuncia sea anónima, mejora la comunicación efectiva del hecho delictivo. La empresa debe gestionar lo mejor posible el mobbing sin que denunciarlo acabe suponiendo un mayor perjuicio para los trabajadores que lo sufren. La mejor manera de gestionarlo es contar con profesionales especializados en compliance en el puesto de trabajo.

imagen