La mayoría de las empresas no protegen bien sus datos

Los ciberdelincuentes son cada vez más activos y no se centran únicamente en las grandes corporaciones a la hora de hacer de las suyas, como habrás podido comprobar si sigues las noticias. A pesar de ello, la protección de datos sigue siendo una asignatura pendiente en muchas empresas.

Aunque la inmensa mayoría de ellas son conscientes de las amenazas cibernéticas que existen, los sistemas que aplican para la protección de su propia información son claramente insuficientes. Esto las convierte en especialmente vulnerables al robo de la información.

Insuficiencia de profesionales

El sector de la seguridad de la información está en pleno crecimiento. Sin embargo, se topa con el inconveniente de no tener talento suficiente. Más de la mitad de las empresas dedicadas a estas labores manifiestan tener problemas a la hora de encontrar trabajadores bien capacitados.

En cuanto a las organizaciones que cuentan con su propio equipo de seguridad de la información, un 61 % carece de suficiente personal dentro de su departamento de ciberseguridad. De ellas, un 55 % posee vacantes que le cuesta cubrir.

La falta de personal es tan acuciante que esta problemática se extiende a la retención del talento. Las empresas que logran encontrar trabajadores bien capacitados viven con el permanente “miedo” a que se vayan a la competencia.

Más conciencia sobre la ciberseguridad

El hecho de que las empresas estén ahora más interesadas en buscar especialistas en ciberseguridad es buena señal. Demuestra que están siendo realmente conscientes de lo relevante que es proteger su información.

Muchas organizaciones están incrementando el presupuesto que destinan a ciberseguridad. De hecho, la pandemia parece haber acelerado este proceso. Con la imposición de los confinamientos hace dos años y la implantación masiva del teletrabajo a nivel mundial, se dispararon los ataques de los hackers a las empresas.

Los riesgos crecen rápido

Los especialistas en la materia ponen especial énfasis en que las empresas van por buen camino al ocuparse de la protección de sus datos, pero no lo hacen todo lo deprisa que deberían.

A medida que aumenta el uso de la informática en el trabajo y se multiplican los datos, también lo hacen los riesgos. Los ciberdelincuentes suelen ir siempre un paso por delante a la hora de burlar la seguridad con el fin de acceder a la información que les interesa.

A pesar de lo que te hemos contado, la previsión de cara al futuro es que el número de amenazas cibernéticas siga creciendo. En consecuencia, las empresas necesitan prepararse. No se trata solo de cumplir con las obligaciones en materia de protección de datos, impuestas por la normativa, sino de ir un paso más allá y diseñar estrategias de seguridad cada vez más eficaces.

La importancia de las soluciones de respaldo y recuperación

Las empresas deben invertir más en protegerse y deben ser conscientes de que la ciberdelincuencia se sofistica cada vez más. Nunca van a conseguir una protección total para su información, porque la seguridad total no existe en ningún campo de la vida. No obstante, sí deben asegurarse de que, en caso de materializarse el riesgo, puedan recuperar la información.

De ahí que las soluciones de respaldo y recuperación estén cobrando una gran popularidad. Resulta imprescindible que las empresas realicen copias de seguridad con cierta periodicidad. Solo así podrán recuperar los datos en caso de que se produzca una vulneración de estos.

Como ves, la transformación digital resulta decisiva para que las empresas puedan crecer en un entorno cada vez más competitivo. Al mismo tiempo, supone un incremento de los desafíos y reclama una mayor inversión en seguridad. Aunque las organizaciones son conscientes de ello, para muchas de ellas la protección de datos es una tarea que prefieren dejar para otro momento, lo que las coloca en un grave riesgo.